“Me llevan los demonios cuando…”

Orihuela. España.

… la mayoría de gente que ve esta fotografía exclama al unísono -“¡vaya, pero si parece un cuadro!”-sin ser muy conscientes de las implicaciones de tal afirmación.

Es broma, en realidad, no me molesta en absoluto. Mi frase inicial era sólo un juego de palabras cargado de ironía.

Pasando por alto el absurdo y eterno conflicto entre pintura y fotografía, el que se insinúe que una de mis fotografías es buena por que no parece una fotografía, es un halago.

Al que haya leído mi anterior entrada del blog, le será más fácil entender el porqué. De hecho, nadie duda de que sea una fotografía. De que lo que hay en la imagen, es real, pero, he conseguido plasmarlo de una forma que parece fruto de la imaginación y el pincel de un pintor: he aquí lo que yo llamo “mi realidad”.

A fin de cuentas, diría que este es el único mérito que le da valor a esta imagen, ya que su contenido narrativo y emocional es bastante escuálido.

La fotografía plasma el momento en el que dos actores de la compañía de teatro callejero ANYMAMUNDY acaban de terminar su espectáculo de danza y fuego y están a punto de apagar una de las antorchas que han utilizado. Estuve a punto de perder esta imagen pues instantes ante estaba fotografiando a otros actores de la compañía y no los tenía cerca. Pero, al fina, la suerte me acompañó: 

El muro de la catedral de Orihuela como fondo era ideal porque armonizaba a la perfección con la escena y los personajes.

La doble fuente de luz puntual proporcionada por los dos extremos de la antorcha y la relativamente baja iluminación ambiental me permitían crear un nivel de contraste ideal para darle dramatismo a la escena. Uno de los extremos creaba un atractivo halo de luz trasera alrededor del demonio del primer plano y el otro iluminaba la cara del segundo. Dos formas distintas de destacar y al mismo tiempo diferenciar a los protagonistas.

La composición la organicé basándome en la diagonal marcada por la antorcha, que además se reforzaba por las miradas de los dos actores.

No tuve tiempo de de hacer mediciones para disparar en manual. Confié en que la medición matricial de mi D700  acertara con la escena y en modo de prioridad a la apertura con el diafragma abierto al máximo para conseguir una velocidad mínima aceptable, pude hacer dos disparos. Este fue el primero; el segundo salió muy movido porque la velocidad de obturación era relativamente baja y los actores no estaban quietos; y después apagaron uno de los extremos de la antorcha y las condiciones ideales desaparecieron, ¡uf, por poco!. 

Como veis, me vuelvo a reiterar, tuve suerte, mucha suerte. Un par de segundos y habría perdido la imagen, una imagen que considero más que satisfactoria.

Alguno se preguntará “qué demonios miran estos demonios” con tanto interés. La respuesta es un tanto graciosa. Dos amigos míos, fotógrafos también, los habían estado “acribillando” instantes antes y cuando yo me incorporé, charlaban con ellos justo antes de apagar el fuego. Me aproveché de ellos usándolos como elementos “subliminales” del encuadre, jeje. Gracias compañeros.

Esta fotografía pertenece al reportaje que hice en el Mercado Medieval de Orihuela en su edición de 2012.

Si alguno está interesado en ver una muestra del trabajo que realicé ese fin de semana, puede hacerlo pinchando en este enlace:

Para acabar, le vamos a poner un poco de guasa al tema con el que empecé esta entrada. ¿Adivináis cuál es la segunda frase que suele decir la gente después de lo de “parece un cuadro”?

A poco que penséis lo podréis acertar.

-“¡Lo habrás hecho en photoshop, no!”

¿Photoqué?, -digo yo con guasa-.”No, sólo lleva los ajustes de revelados habituales, intentando acentuar un poco el contraste y la textura y un poco de viñeteo para oscurecer los bordes (es el mejor momento para mirar la cara que ponen los que no saben de esto), y ya está.”

A lo que suelen responder-“¡ah!, pero….parece un cuadro.”

Hasta la próxima.

 
 
 
 
 
 

0 thoughts on ““Me llevan los demonios cuando…”

  1. Pues a mi se me asemeja a una viñeta de comic…pero de los buenos, buenos eh!!!
    Una fotografía tambien es el sentimiento que provoca a los que miramos y en ese aspecto hay que respetar mucho la opinión de los otros. Mostrar y comprender, iluminar para poder leer la "semántica" -que diria un compañero de la EPA- siempre es de agradecer. Un saludo y bienvenido a mi puerto USB de la U.C.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.